Mara Santibáñez

Proyectos

Mientras Tanto





Máximo Esfuerzo, Mínimo Resultado. Francis Allÿs

Hay varias condiciones pre-establecidas por Hangar Nekoe, que funcionan como la línea editorial del espacio, la más relevante es, sin duda, la categórica presencia del “tiempo”. Por un lado está la temporalidad de la exposición, citando a sus organizadores: “obra a ejecutar no puede superar las 10 horas, considerando el montaje, 3 horas de muestra y el desmontaje”. Por otro lado, la temporalidad frágil contenida en el espacio, pues ubicado donde están, este tinglado está ciertamente a punto de desaparecer aplastado por alguna inmobiliaria.

En ese contexto “Mientras Tanto”, se pregunta sobre la temporalidad de la experiencia productiva y expositiva pues debe atravesar por estas condiciones temporales y debe a su vez, como cualquier exposición colectiva, intentar articular fragmentos de un relato que se hace verosímil solo situados en este Hangar.

El relato aquí, como lo indica el título de la exposición, se trata de establecer cuál es la dimensión temporal del aquí y del ahora, pues, tal como en los cuentos de niños, “Mientras tanto…” alude a tiempos paralelos, a algo pasando en otro lugar. La pregunta es ¿cuál sería ese el lugar donde está ocurriendo lo fundamental del relato?

Bajo la premisa, que exponer(se) 3 horas, no es lo mismo que exponer(se) seriamente; equivocarse una noche, no es lo mismo que equivocarse un mes completo. Los artistas hacen de este lugar, al borde de no pertenecer más al campo del arte, un campo de exploración, un laboratorio de experimentación, un terreno de juego.

Pero estas condiciones no son pretexto para que las obras pierdan densidad, pues precisamente y con el objeto exacto de interpelar el problema del tiempo acotado de exposición, los artistas invitados se “toman el tiempo” para trabajar. Las preocupaciones que estas obras elaboran, han sido sutilmente elaboradas por años, y Nekoe, por ser un espacio del “afuera” y por ser un espacio del “mientras”, posibilita que el pequeño ejercicio obsesivo devenga obra.

La naturaleza material y procesual de los trabajos, parece discurrir a regañadientes, con la naturaleza discursiva de los espacios donde se desenvuelven (Hangar Nekoe y Casa Nekoe en Valparaíso). Estos espacios materialmente imponen algo, un “gesto” fuerte, que evidencie la urgencia, pero  el gesto curatorial no pretende prestar atención a ese algo impuesto pues busca potenciar el influjo discursivo que caracteriza los lugares donde las obras son expuestas.

El conjunto de trabajos expuestos, no conforma una obra de operación rápida, y de gesto agresivo y por lo tanto pregnante visualmente, estas no son obras del “primer golpe de vista”, ni mucho menos obras pensadas para su fácil registro. Estas son dos exposiciones, bajo un mismo título,  a las que hay que asistir, en todos los sentidos del término, pues eso que pasará en la exposición, es decir, la experiencia sonora y la visualidad frágil, difícilmente podrá ser recuperado por los registros, Son 10 horas, 3 de exposición, y ya está.

 

 

 

Registro fotográfico: Carlos Silva y Mara Santibáñez.